alto-narcea_recomendac-rehabilitac

Recomendaciones de rehabilitación

La rehabilitación y recuperación de las edificaciones tradicionales, es muchas veces más una cuestión de sentido común, que de presupuesto. La modernización y adaptación de las mismas, incorporando exigencias actuales de confort, habitabilidad y estética no siempre es complicado y caro. Se pueden recuperar y reutilizar multitud de elementos ya existentes en la vivienda así como aplicar soluciones técnicas sencillas y económicas que modernizan dichas construcciones y mantienen su identidad.

A continuación te ofrecemos algunos consejos básicos a tener en cuenta a la hora de plantear cualquier rehabilitación:

- Modernización–Conservación son conceptos y actuaciones compatibles.

- Derribar no es la solución. Se puede y debe recuperar todo aquello que sea posible, aprovechando elementos y sistemas constructivos. Esto abarata costes (materiales, transporte) y nos acerca al concepto de arquitectura sostenible.

- Asesoramiento por personal especializado, técnicos, constructores, artesanos… previo a cualquier actuación, que nos de un diagnóstico sobre el estado de la construcción (desplomes, humedades…) sus posibilidades y presupuestos.

- Análisis realista de la intervención prevista, que encuentre un equilibrio entre el programa de necesidades y el presupuesto disponible. Actuación por fases según su urgencia e importancia.

- Respetar, siempre que sea posible, volumetrías, alturas, conformación de cubiertas y relación llenos - vacíos.

- Utilizar materiales y colores propios de la zona. Evitar tonalidades estridentes y no naturales.

- Menos es más a la hora de rehabilitar. Evitar ennoblecer las arquitecturas. La sencillez no es sinónimo de pobreza.

- Evitar protagonismos. Actuaciones humildes que se subordinen al conjunto. Se mantiene la armonía y equilibrio de los pueblos.

- Limpiar la construcción de añadidos y elementos disonantes y escasa entidad constructiva suele bastar en la mayoría de las ocasiones. Es una solución efectiva y económica.

- Realizar un mantenimiento continuado de la construcción ahorra dinero a medio y largo plazo.

- Ocultar, siempre que sea posible, las instalaciones aéreas de telefonía y electricidad presentes en fachadas.

- El Beneficio de rehabilitar no es solo particular, afecta a lo general. Una buena actuación arrastra y sirve de ejemplo al resto.